Noticias

·         Investigadores del Centro de Estudios Constitucionales de Chile (Cecoch) de la UTalca plantearon -entre otros-  la importancia de la descentralización en el proceso constituyente que se inicia, escuchando a los ciudadanos de los diversos territorios del país.

 

Uno de los aspectos que deberá definir en los próximos días la Convención Constitucional será cómo la ciudadanía podrá expresar sus opiniones e incidir sobre los temas que se vayan analizando durante los meses de trabajo que tendrá la entidad. Un aspecto vital, considerando que fueron los propios ciudadanos los impulsores de este proceso.

En este sentido, la académica e integrante del Centro de Estudios Constitucionales de Chile (Cecoch) de la Universidad de Talca, María Ignacia Sandoval, señaló que esta participación debería quedar definida en el Reglamento que debe generar la Convención Constitucional. “Sería muy importante que se establecieran en esa normativa algunos mecanismos de participación ciudadana”, señaló.

La especialista explicó algunos de los formatos de participación que se podrían dar. “Si la Convención funciona con comités temáticos, estos grupos podrían en sus reuniones citar a expertos de la sociedad civil, para que expongan, o también que se realicen ciertas audiencias públicas para que las personas individuales, asociaciones o grupos haga sus propuestas y sean conversadas y recibidas por los miembros de la Convención”, sostuvo.

 

Regiones

 

En este mismo sentido, el profesor y también integrante del Cecoch, Gonzalo Aguilar, sostuvo que esta interacción, entre los ciudadanos y los miembros de la Convención, es relevante en la generación de la nueva Carta Fundamental y más aún si consideramos los territorios.

“Chile siempre ha sufrido de un centralismo gigantesco, por lo que tendrán que buscar instancias de participación en las distintas regiones, para que la propia comunidad convocada por ellos o autoconvocada en regiones o comunas, puedan generar elementos o materiales que les proporcionen insumos al funcionamiento de las distintas comisiones al interior del órgano constituyente”, explicó el investigador, quien agregó que también se deberán sumar a esta conversación diversas agrupaciones de la sociedad civil, como por ejemplo los pueblos originarios, grupos LGBTQI+ y adultos mayores, entre otros.

A estas acciones de participación ciudadana, se suma la realización del plebiscito de salida de la Convención Constitucional, momento en el que se aprobará o rechazará la propuesta efectuada por el órgano.

 

Propuestas

 

Pero además de esto, los académicos proponen que las personas busquen espacios de conversación sobre la Constitución, más allá de la Convención. “Hay organizaciones que están conversando y asociándose en torno a temáticas diferentes, lo que es muy positivo. Además se podrían generar instancias de discusión territorial”, afirmó la profesora Sandoval.

“Los convencionales deben estar abiertos a escuchar a quienes los eligieron y para que sea un proceso participativo y democrático, se tienen que asegurar distintas instancias inclusivas y transversales”, precisó.